Poema de Esteban Provera

 

Su alma llevaba al cuerpo,

y el cuerpo de aquel timonel

llevaba tan bien ese barco

que daba gusto verlo.