Pampero
Autor: Alvaro Sires

Recostado en su canastilla de mimbre, el recién nacido está molesto de tanto calor que hace. Su madre lo ha dejado allí, debajo del sauce llorón en el patio de su sencilla casa, sombreado y perfumado patio a orillas del Río Paranacito. Su madre lo ha puesto en aquel lugar luego de haberlo hecho mamar y se ha ido a preparar la comida para el resto de sus hijos.

El bebé está molesto y no se duerme, es por la tórrida brisa húmeda -como el aliento de una boca muy cercana, aliento febril de un hombre obeso dormitando con su boca abierta -.
Un joven se dirige hacia allí corriendo desde el horizonte, lleva un gran sombrero blanco de forma irregular -parecido al de un chef -, tiene un cigarro negro, y su rostro brilla -con la palidez del rayo- y su voz resuena -grave como un trueno -. Viene a caballo y a todo galope, agita los árboles y aviva las aguas. El hombre obeso despierta asombrado y huye al instante, su cuerpo de paquidermo tiene la agilidad de un chimpancé.
Y a caen los primeros gotones y la madre corre a buscar a su criatura, que acaba de dormirse plácida y distendida.
Dicen que las figuras espectrales del hombre obeso y del joven jinete, vienen siendo vistas en forma sucesiva o simultánea -desde que hubo alguien con capacidad de verlas- en los distintos parajes del Virreinato del Plata.
Sólo puedo aportar dos datos más: el hombre obeso es brasileño -tal vez paraguayo, del norte al fin -, se lo ha visto navegando aguas abajo del Paraná a horcajadas de un pesado tronco de lapacho; mientras que el jinete joven se sabe que viene de la Pampa, aunque no le dicen pampeano sino pampero.

"PAMPERO. QUE ES Y COMO ENFRENTARLO" de Álvaro Sires editado por el Departamento de Estudios Históricos Navales de la Armada Argentina.

Es un libro de cuidada escritura que enfoca el fenómeno Pampero desde tres interesantes ángulos. Desde el punto de vista meteorológico dando un completo panorama de los elementos que entran en juego y de los indicios a tener en cuenta para hacer un buen pronóstico. Desde el enfoque histórico, se narran una serie de muy jugosas anécdotas en las que a lo largo de los siglos el protagonista es el mismo: el Pampero.
Y luego para terminar se brinda el testimonio de un representativo y experimentado grupo de nuestros navegantes. Es como para no desaprovechar: son ojos que observaron, son caras que sintieron rozándolas
-cada cual de una manera distinta- las presencias fantasmales del hombre obeso y del joven jinete.