Ruta

Todos duermen, abajo.

Arriba, alertas,

el timonel y yo.

Él, mirando la aguja, dueño de

los cuerpos, con sus llaves

echadas. Yo, los ojos

en lo infinito, guiando

los tesoros abiertos de las almas.